Contratar o no contratar, esa es la cuestión.

Puede que en muchas ocasiones te hayas preguntado si vale la pena contratar con el Estado. Deleyes te da unos breves consejos importantes en caso de querer hacerlo.

Por lo general, se piensa que contratar con el Estado es para grandes empresas y que esto implica, además, hacer miles de trámites desgastantes.  Aun así, también es una oportunidad para ampliar el mercado en el que te mueves normalmente.

¿Por qué contratar con el Estado? 

El Estado colombiano cuenta con muchas entidades a nivel nacional, departamental y municipal, por lo que presentarte en un proceso no debería ser un problema, además de que todo se hace por medio de una plataforma (SECOP II). Muchas de las entidades, en sus requisitos para contratar asignan puntos adicionales a las PYMES en apoyo a la industria nacional, por lo que participar en los diferentes procesos que publica el Estado, no solo te puede abrir un mercado y generar ingresos que no esperabas, sino que además ganarás experiencia adicional y aportas a la transparencia y eficiencia del gasto del dinero del Estado. 


Habla con un abogado →

¿Qué necesitas para contratar?

Esto depende de cuál sea el proceso al que pretendas presentarte y las condiciones técnicas, económicas, jurídicas y financieras que la entidad pública haya establecido según la necesidad del servicio que quiere contratar. 

Para ser tenido en cuenta inicialmente recuerda qué:  
(i) Tu empresa debe estar legalmente constituida; 
(ii) deberás contar con el certificado de existencia y representación legal vigente (no mayor a 30 días y que hayas renovado tu matrícula); 
(iii) debes tramitar el registro único de proponentes (RUP) 

Recuerda que estos documentos son los básicos con los que debes contar al momento de querer presentarte en un proceso de contratación con una entidad pública, pero como ya te mencionamos, tendrás que cumplir con otros requisitos adicionales.

¿Qué otros requisitos debes cumplir? 

La entidad pública al momento de publicar su proceso establece condiciones: 
(i) técnicas, como aquellas fundamentales para satisfacer la necesidad del servicio o bien que pretende contratar; 
(ii) económicas, que básicamente sería el precio o valor del contrato; 
(iii) jurídicas, como las generales que ya te mencionamos y las demás que la entidad considere (p ej. Que tu objeto social, sea relacionado con el servicio o bien que pretende contratar la entidad); y 
(iv) financieras, que serán aquellos indicadores que la entidad considere que debes cumplir para soportar financieramente el cumplimiento del contrato. 

¿Qué pasa si no cumples con algún requisito, pero quieres presentarte? 

Ten en cuenta que la ley que regula la contratación pública permite que una o varias personas (naturales o jurídicas) se unan por medio de una unión temporal o consorcio (cuidado porque no son lo mismo) para que entre quienes lo conforman, logren repartir responsabilidades y aportes al momento de presentarse a un proceso de contratación con una entidad pública y así lograr cumplir con los requisitos que se han propuesto en el proceso de contratación.


Recibe orientación legal →

¿Cómo te podemos ayudar?

Ten en cuenta que participar en los diferentes procesos de contratación con el Estado, puede representar para ti y tu empresa, una ventaja en el sector que compites. y aumentar los ingresos de tu compañía.   

En Deleyes te podemos ayudar a entender un poco más todo lo relacionado con la ley de contratación pública, las formas de asociarte y otros aspectos, para que te decidas a participar activamente en los procesos que adelanta el Estado. 


Recibe ayuda de Deleyes.com →

Próxima revisión programada para: 13 de enero de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *