Contrato de prestación de servicios, arma de doble filo.

Como sabemos que en el día a día probablemente te ves en la necesidad de llegar a acuerdos con algunas personas para el desarrollo de actividades específicas, queremos explicarte un poco sobre lo que es un contrato de prestación de servicios, cómo funciona y el cuidado que debes tener para no llegar a confundirlo con un contrato de trabajo. Esto te ayudará a evitar riesgos futuros y reclamaciones innecesarias ante las autoridades laborales.

En primer lugar y para que lo tengas claro, el contrato de prestación de servicios tiene naturaleza civil o comercial, lo que lo diferencia de los contratos laborales que son regulados por la ley laboral. El contrato de prestación de servicios te permite acordar con otra u otras personas la realización de ciertas actividades a cambio de un pago bajo y unas condiciones de independencia para quien te presta el servicio. Las condiciones de independencia en los contratos de prestación de servicios son fundamentales para evitar la confusión con un contrato de trabajo.


Habla con un abogado →

Así mismo, es importante que tengas en cuenta las características propias de este contrato, ya que permitirá que lo podamos diferenciar de un contrato de trabajo.

Si no quieres incurrir en errores al momento de utilizar esta clase de contrato, ten en cuenta algunas características propias de los contratos de prestación de servicios:

  • Las partes (tu o tu empresa y la persona que contratas) pueden pactar casi lo que quieran, siempre y cuando esté legalmente permitido;
  • la persona que contratas debe realizar las actividades de manera independiente, con sus propias herramientas y elementos que le permitan cumplir con lo pactado;
  • no existe una subordinación, lo que en palabras sencillas quiere decir que tu no eres su jefe y por lo tanto no le puedes dar órdenes;
  • como no eres su jefe, tampoco debe cumplir con un horario (como si pasa en el contrato de trabajo); y
  • que como no eres su jefe, no le das ordenes y no se cumple un horario, tampoco le pagas un salario (el salario se paga cuando hay un contrato de trabajo).

Recibe orientación legal →

¡No te equivoques! Si contratas a una persona por medio de un contrato de prestación de servicios para desarrollar ciertas actividades, pero tú lo haces cumplir un horario o actúas como su jefe (por ejemplo, le envías correos exigiéndole cumplir horario, asignándole tareas, llamándole la atención etc.), estarías confundiendo el contrato de prestación de servicios con uno laboral, lo que podría generarte serios problemas con las autoridades laborales.

Como ves, el contrato de prestación de servicios puede llegar a confundirse fácilmente con un contrato de trabajo si no respetas las condiciones que cada uno tiene frente a la ley colombiana. Por eso, en Deleyes podemos ayudarte poniéndote en contacto con uno de nuestros abogados, para que aclares las dudas que tengas y posteriormente revisemos tu contrato de prestación de servicios, dándote un informe de alertas que con seguridad serán de mucha utilidad para ti. Si lo prefieres, podemos elaborar el documento en su totalidad para que tengas la plena seguridad de que estas haciendo las cosas bien


Recibe ayuda en Deleyes.com →

Próxima revisión programada para: 13 de enero de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *